Cómo funcionan las subastas públicas de pisos: pros y contras

Cómo funcionan las subastas públicas de pisos: pros y contras

Cómo funcionan las subastas públicas de pisos: pros y contras
febrero 04
08:30 2019

Cualquier persona puede acceder a las subastas públicas de inmuebles, pero han de cumplirse algunos requisitos que debes conocer para poder participar en ellas.

En 2013, la Administración quiso acercar a todos los ciudadanos las subastas públicas de pisos. Para ello, puso a disposición de todos los ciudadanos un portal de subastas en la página del BOE, donde podemos ver un listado de todos los inmuebles subastados por provincias.

Una vez que tenemos claro dónde encontrar los inmuebles que se ponen a subasta pública, vamos a conocer los requisitos que se deben cumplir para poder participar en ellas:

Requisitos de las subastas públicas de pisos

Para participar en este tipo de licitaciones es imprescindible contar con dos requisitos, que ciertamente suponen un riesgo financiero elevado:

  • Por un lado, se debe efectuar un depósito que actúa a modo de fianza, y que suele oscilar entre el 5 y el 25% del precio mínimo establecido para el inmueble. Si finalmente no se ganara la subasta, el importe de esta fianza es devuelto en su totalidad. Por el contrario, si se resultara ganador, pero no se puede asumir el coste de la operación, perderíamos esta fianza.
  • Y, por otro lado, se ha de demostrar la solvencia y capacidad financiera suficientes como para poder asumir el coste total. Bien porque se cuenta con liquidez, bien porque contamos con la financiación oportuna para afrontar el pago.

Si cumplimos los requisitos, basta con presentar una oferta económica en el organismo público correspondiente. Finalmente, el ganador de la subasta ha de realizar el pago del importe final en un plazo predeterminado de antemano, que suele ser de unos 20 días desde que se realizó la subasta. De no poder asumirlo, como ya hemos comentado, se perdería el depósito inicial realizado. Además, se han de pagar los impuestos correspondientes: el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, y el de Actos Jurídicos Documentados, lo que supondrá alrededor de un 10% más sobre el precio final del inmueble.

Por todo ello, aunque cualquier ciudadano puede participar en este modelo de venta de inmuebles, el acceso a las mismas cuenta con una barrera de entrada financiera considerable. Sin embargo, si contamos con la capacidad financiera suficiente para asumir estos dos requisitos, las subastas públicas de pisos cuentan con grandes ventajas respecto al mercado inmobiliario tradicional.

Ventajas de las subastas públicas de pisos

  • La primera y la más obvia, el ahorro en el precio final de la vivienda. Que en algunos casos puede llegar a resultar hasta un 50% más barato que el mercado tradicional.
  • Suponen menos trámites, como la tasación de la vivienda, que ya la habrá realizado la entidad financiera propietaria con antelación.
  • En algunos casos, se puede optar a una financiación completa del importe de la venta.

Aunque, como es lógico, este tipo de comercialización de inmuebles también con desventajas además del riesgo financiero que ya hemos comentado.

Desventajas de las subastas públicas de pisos

  • Oferta limitada, por lo que resulta difícil que encaje en nuestras preferencias, tanto en su ubicación, como en sus características.
  • Mal estado de las viviendas. En la gran mayoría de casos habrá que sumarle al precio final de la vivienda, el coste de una reforma.

Como ves, no es oro todo lo que reluce. Como todo, las subastas públicas de pisos cuentan con sus ventajas e inconvenientes.

Por todo ello, si no cuentas con los conocimientos inmobiliarios necesarios, te aconsejamos que sigas acudiendo a los canales tradicionales de comercialización, donde podrás beneficiarte de un asesoramiento profesional.

Artículos relacionados

0 comentarios

No hay comentarios

No hay aún comentarios, ¿quieres dejar uno?

Deja un comentario

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados *