El precio de la vivienda: Presupuesto y negociación

El precio de la vivienda: Presupuesto y negociación

El precio de la vivienda: Presupuesto y negociación
marzo 30
09:30 2018

El precio de la vivienda sigue manteniéndose como el factor de mayor influencia en la decisión de cualquier comprador. El presupuesto marcado por el comprador y la negociación son dos piezas esenciales para acabar definiendo el precio final.

La proximidad entre el precio de la vivienda que establecen los vendedores y el presupuesto inicial con el que cuentan los compradores, está demostrado que es esencial para llevar a cabo una transacción. Incluso aunque el presupuesto final varíe con respecto al de origen, la mayoría de compradores siguen manteniéndose dentro de la referencia inicial.

A la hora de lanzarse a tomar una decisión tan importante como la de comprar una casa, previamente se debe valorar con qué presupuesto cuenta cada persona. Dentro de este presupuesto debemos sumar ahorros, posibles ganancias obtenidas con la venta de una casa y la hipoteca que podamos conseguir para afrontar el pago del precio de la vivienda.

Según un reciente estudio, la diferencia entre el presupuesto marcado por el comprador y el precio que el vendedor fija de salida se traduce, en España, en un 4%. Este dato varía según la comunidad autónoma en la que nos encontremos. Igualmente el presupuesto dependerá de las necesidades que tiene el comprador. No es lo mismo aquel que busca una casa para invertir que el que la busca para reformar.

Al igual que el presupuesto con el que cuente el comprador, el proceso de negociación se ha convertido en elemento básico para fijar el precio de la vivienda.

Según últimos datos, algo más del 60% de españoles que compraron una vivienda el año pasado llevaron a cabo una negociación del precio. De ese número, 7 de cada 10 personas consiguieron una rebaja, quedándose  la media de la misma en 14.000€. Estos datos señalan claramente la importancia que tiene la flexibilidad en el proceso de venta de una vivienda.

Seguramente puedas pensar que la negociación del precio es sinónimo de reducción del mismo, pero esto no tiene por qué ser así. En ocasiones la solución se encuentra en ofrecer al potencial comprador otros beneficios. Entre ellos se pueden incluir accesorios, equipamiento y muebles o incluso encargarse de ciertas reformas en el inmueble.

En muchos casos el precio inicial no es el definitivo, por lo que si estás en plena fase de negociación, no tires la toalla a la primera negativa. En cualquier momento puede llegar tu oportunidad. Como consejo, evita reducir tu propuesta en diferentes ocasiones y con variaciones pequeñas, puede dar a entender que no tienes límite.

Por tanto, podríamos resumir que el factor más decisivo a la hora de cerrar la venta de una casa, el precio, puede variar como consecuencia de sus dos pilares básicos: el presupuesto marcado por el comprador y la fase de negociación.

Artículos relacionados

0 comentarios

No hay comentarios

No hay aún comentarios, ¿quieres dejar uno?

Deja un comentario

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados *