Puntos clave para ahorrar energía en el hogar

Puntos clave para ahorrar energía en el hogar

Puntos clave para ahorrar energía en el hogar
octubre 11
10:02 2017

Parece que el consumo eléctrico cada vez va a más. Según un informe de la Asociación de Consumidores, Facua,  la media de los recibos del consumo eléctrico se ha incrementado en un 12,7% en los últimos meses. Para ahorrar algo de dinero en nuestro consumo tenemos que volvernos un poco creativos y ahorrar energía debe estar entre nuestras tareas. Aquí te dejamos unos cuantos consejos para llevar a cabo esa tarea.

Solicita una auditoría energética

Aunque sea un pequeño gasto un experto puede ayudarte a analizar tu hogar, te ayudará a ahorrar energía de manera correcta, comprobar si existen fugas de aire y el estado de los calentadores y los aparatos eléctricos.

Aísla tu casa.

Para conseguir un consumo eficiente de la energía es importante que controles las posibles fugas de aire que haya en ventanas, puertas e incluso alrededor de extractores o conductos de ventilación. Prueba a sellar las juntas con una pistola de silicona o un poco de masilla e impedir que el aire entre o salga.  Ahorrar energía está en tus manos.

Remplaza las bombillas tradicionales.    

Las lámparas halógenas utilizan 10 veces más electricidad que las bombillas de bajo consumo o las led. Claro, son más caras, pero se amortizan mucho antes de que termine su vida útil. Es uno de los cambios para ahorrar energía más sencillo que puedes hacer.

Pon cortinas y alfombras.

Tanto el frío como el calor se transmiten a través de las ventanas y suelos. Durante el invierno, utilizar cortinas y alfombras para eliminar los puntos fríos puede suponer un ahorro en la factura de la calefacción. Cuando acaba el frío, puedes conseguir un importante ahorro en aire acondicionado y uso de ventiladores manteniendo la casa fresquita y protegida del sol echando cortinas y persianas durante el día y abriéndolas cuando caiga el sol.

Duchas cortas.

No deberías tardar más de 7 minutos en darte una ducha, sabemos que una ducha larga y calentita es genial pero si lo que quieres es ahorrar energía eso debe acabar. Si además tienes la posibilidad de contratar una facturación nocturna, es mejor que te duches por la noche y notarás cómo poco a poco baja el consumo de energía en tus recibos.

Baja el calentador del agua.

A menudo, los fabricantes de calentadores establecen la temperatura media del agua en unos 60 grados centígrados, que es lo suficientemente caliente como para que te quemes, así como dañino para las tuberías. Bajando la temperatura a unos 40 grados y regulándola con agua fría para fregar o ducharte, notarás como ahorras energía y dinero.

Apaga las luces.

Procura hacer un recorrido por tu casa para asegurarte de que están apagadas todas las luces que no sean necesarias y, por supuesto, siempre que salgas de una habitación y se quede vacía, déjala a oscuras. La luz representa el 20% del gasto en energía de la mayoría de los hogares, por lo que esta pequeña acción se traducirá en un ahorro real en el transcurso de un año.

Artículos relacionados

0 comentarios

No hay comentarios

No hay aún comentarios, ¿quieres dejar uno?

Deja un comentario

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados *