Cómo reformar un piso pequeño y no morir en el intento

Cómo reformar un piso pequeño y no morir en el intento

Cómo reformar un piso pequeño y no morir en el intento
octubre 04
09:26 2016

La mayoría de las personas sueñan con una gran casa donde el espacio no suponga un problema. Sin embargo, el piso pequeño se ha convertido en el prototipo de vivienda actual, sobre todo en las grandes ciudades.

Y, como sucede en toda vivienda, llega el momento de renovarla con una buena reforma. Y aunque éstas suelen traducirse en continuos quebraderos de cabeza, si sigues los siguientes consejos y pautas verás cómo reformar tu piso pequeño resulta más fácil de lo que parece.

En primer lugar, has de ser consciente del espacio del que dispones. No pretendas llevar a cabo cambios pensados para amplias zonas.

Es el caso de evitar dividir en exceso los espacios. Es preferible lograr un espacio diáfano y versátil frente a uno excesivamente compartimentado. Ello facilitará el tránsito de las personas y una mayor luminosidad, que, a su vez, dará mayor sensación de espacio a tu piso pequeño

Para reforzar esta impresión también es útil que utilices el mismo tipo de suelo para todas las estancias de tu piso pequeño. Con este truco favorecerás la continuidad entre los diferentes espacios y dará mayor amplitud. Eso sí, evita los grandes formatos ya que reducen visualmente el tamaño de las estancias.

En cuanto a la pintura elige siempre tonos claros. Si estás cansado del omnipresente blanco elige algún tono pastel, gris perla o algún color crudo que te convenza.

Y, ante todo, evita los techos bajos si no quieres crear sensación de agobio.

Asimismo, recuerda que en un piso pequeño menos es siempre más. Así que olvídate de acumular muebles. Una opción fantástica es la utilizar muebles con doble función, como es el caso de las camas con espacio abajo donde poder guardar cosas. De cualquier forma, procura que siempre sean ligeros y de colores claros.

Recuerda que la luz será tu aliada número uno para dar mayor sensación de amplitud a tu piso pequeño. Así que deshazte de las cortinas tupidas y gruesas. Sustitúyelas por tejidos ligeros y vaporosos, visillos de tonos claros… el objetivo es facilitar la entrada de la luz natural y no dificultarla.

Otro truco recomendable es el uso de espejos. Y es que no solo sirven para mirarte. La sensación que aportan como elemento decorativo es la de que los metros cuadrados de tu piso se habrán multiplicado.

Y cómo no, aprovecha al máximo el espacio del que dispones. Coloca estanterías que no obstaculicen y aprovecha los espacios debajo de los muebles para guardar cajones con ropa que no necesites, zapatos de otras temporadas, libros…

Otra facilidad para ganar amplitud y evitar la sensación de agobio es utilizar puertas correderas que no resten espacio.

Y si tu piso pequeño cuenta con techos elevados, mejor que mejor. Aprovecha esta característica. Instala un dormitorito a modo de litera en un piso superior improvisado. Personalízalo con estanterías donde dejar tus cosas a mano y una escalera para acceder a ella. ¡Verás cuánto espacio despejas en tu casa!

Y si todavía no tienes elegido el piso pequeño ideal para ti… ¡déjate asesorar por nosotros! Te enseñaremos todas las promociones que se ajustan a tus necesidades.

Y ahora, con todas estas sugerencias y consejos ¿a que ya no parece misión imposible reformar tu piso pequeño? ¡Ponte manos a la obra y cuéntanos tu experiencia!

Compartir

Artículos relacionados

0 comentarios

No hay comentarios

No hay aún comentarios, ¿quieres dejar uno?

Deja un comentario

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicado.
Los campos obligatorios están marcados *